Seguramente, si estás leyendo estas líneas, es porque crees que tienes problemas o dificultades emocionales y estás preocupado/a por ello. Seguramente has intentado muchas cosas para solucionarlo y no te han dado el resultado esperado. Quizás te esté planteando solicitar la ayuda de un psicólogo.

Precisamente, para que puedas entender en qué puede ayudarte un psicólogo he creado esta web. Cualquier duda que tengas, puedes ponerte en contacto por el cuestionario en el apartado "Contacto", por e-mail o por teléfono. 

Para empezar, es necesario que entendamos qué es un problema emocional: Al nacer, no tenemos una personalidad definida, solo nacemos con unos pocos instintos que nos ayudan a la supervivencia. La personalidad se va formando a lo largo de toda nuestra vida por medio de la experiencia y del aprendizaje. Desde que nacemos aprendemos cosas: a llorar para pedir alimento, aprendemos a reconocer caras y expresiones, aprendemos a sonreír para pedir cariño, etc. De hecho, somos la especie animal con mayor capacidad de aprendizaje, además, mantenemos esta capacidad a lo largo de toda nuestra vida: niñez, pubertad, adolescencia, adultez y vejez.

Pero, ¿Cómo aprendemos? El ser humano aprende conductas, pensamientos y emociones por medio de 4 procesos:

- Si siempre comemos a la misma hora en el trabajo, el simple hecho de mirar un reloj marcando esa hora nos hará tener ganas de comer. Hemos creado así un aprendizaje por ASOCIACIÓN.

- Cuando un niño aprende a coger un lapicero de color y estampar un dibujo en un folio siguiendo los pasos de su hermano mayor, está utilizando un aprendizaje por IMITACIÓN o MODELADO.

- También aprendemos a realizar acciones que nos aportan emociones positivas. Un niño hace los deberes porque al enseñárselos a sus padres y profesores, éstos le felicitan y le prestan atención positiva. Este tipo de aprendizaje en Psicología se llama por REFUERZO POSITIVO.  

- Sin embargo, también aprendemos comportamientos que nos ayudan a evitar o escapar de situaciones desagradables. Aprendemos que tomando un analgésico se nos va el dolor de espalda. Este es el llamado aprendizaje por REFUERZO NEGATIVO. 

De esta manera todos los comportamientos de los humanos se aprenden por estos procesos: pasamos tiempo con nuestra familia porque nos sentimos unidos y felices (Refuerzo Positivo), ponemos excusas a personas para no quedar con ellas porque nos caen mal y así no tenemos que soportarlos (Refuerzo Negativo), aprendemos a conducir, a tocar un instrumento cuando alguien nos enseña (Imitación/Modelado) o nos despertamos antes de que suene el despertador todos los días a la misma hora (Asociación).

Sin embargo, al igual que aprendemos comportamientos que nos ayudan a estar bien, también aprendemos comportamientos que nos hacen daño a corto, medio o largo plazo: Un niño aprende a gritar a su madre porque imita a su hermano, aprende a olvidar la libreta de deberes en casa para que no le castiguen en el colegio por no haberlos hecho, aprende a hacer bromas en clase porque los compañeros se ríen y le animan, un adulto aprende a tener miedo al coche porque un día tuvo un pequeño accidente y asoció ese malestar al coche, uno aprende a fumar o tomar alcohol porque le refuerzan los amigos, uno deja sus mejores vaqueros a un amigo por evitar el malestar de tener que decirle que no, etc.

Y es así, como por medio de nuestros pensamientos y conductas aprendemos a tener tristeza, miedo, enfado, adicciones y cualquier otro problema emocional. Estos son comportamientos que hemos aprendido pero que nos hacen daño y no nos sirven para ser felices. 

Cuando una persona tiene una adicción, un problema de ansiedad, depresión, problemas de relación con otros, etc no es porque este enfermo, " loco" o acomplejado, sino porque ha aprendido a comportarse así. 

La buena noticia, es que de la misma forma que aprendemos, podemos desaprender y sustituir esos comportamientos por otros más eficaces que nos ayuden a conseguir nuestras metas y ser así más felices. 

¡ Y en esto consiste la ayuda psicológica !

 

 

 E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Teléfono: 626 472 392